El pasado verano un grupo de universitarios estuvieron cooperando con el hospital Monkole de Kinshasa.